sábado, 16 de junio de 2012

el dolor crónico como una enfermedad en sí misma

Piden a las instituciones gubernamentales de la UE que reconozcan el dolor crónico como una enfermedad en sí misma

Con motivo del IIIº Simposio Europeo sobre el "Impacto Social del Dolor", SIP 2012, celebrado este pasado fin de semana en Copenhague, Dinamarca, un grupo europeo multidisciplinar de expertos ha redactado un documento en el que demanda el reconocimiento del dolor crónico como una enfermedad en sí misma por parte de las instituciones gubernamentales de la UE y de los gobiernos de los Estados miembros.
 
 
El simposio, que contó con el apoyo logístico de la compañía farmacéutica Grünenthal, se llevó a cabo bajo el patrocinio de la Presidencia del Consejo de Ministros de Italia y el Ministerio de Sanidad italiano. 
Los objetivos científicos del SIP 2012 fueron avalados por más de 160 organizaciones internacionales.
De acuerdo con el informe "Proceso de reflexión sobre las enfermedades crónicas en la UE, el papel del dolor crónico", que se presentó durante el simposio, el impacto global del dolor es elevado, medido en términos de prevalencia y costes.

El dolor crónico es frecuente en aquellos pacientes que ya tienen una o más de una enfermedad crónica. 
En particular, en la población de edad más avanzada, se muestra una estrecha relación entre el aumento de la edad y la prevalencia del dolor crónico. 
Los costes que se derivan de esta condición tan prevalente son significativos y elevados para nuestros sistemas nacionales de salud.

Dolor y envejecimiento saludable. 
Con respecto al envejecimiento de la población y el incremento de la prevalencia del dolor, se publicó un nuevo informe sobre "El envejecimiento saludable en relación con el dolor crónico en la Unión Europea". 
Las primeras conclusiones muestran que la calidad de vida aumenta de forma significativa con la disminución del dolor. 
En cuanto a la estrecha relación entre el aumento de la edad y el dolor crónico, el abordaje adecuado de este grave problema sanitario puede llevar a una mejor calidad de vida y, por lo tanto, a un envejecimiento saludable y activo.

Participación española. 
El director de la Fundación para la Investigación en Salud, FUINSA, Antón Herreros, intervino en el simposio de la Plataforma SinDOLOR, donde explicó el desarrollo de un proyecto conjunto de la Fundación Grünenthal y FUINSA, que lleva realizando su labor durante los últimos 5 años, con el objetivo de concienciar y sensibilizar sobre la importancia del dolor, actuando como núcleo coordinador de actividades que se realicen sobre este grave problema sanitario.

Entre dichas actividades cabe destacar la Iº Campaña de Sensibilización de la Importancia del Dolor denominada "Cada dolor tiene su historia, EVAlúalo", que ha contado con el apoyo del Ministerio de Sanidad y de múltiples comunidades autónomas, así como de varias sociedades científicas y asociaciones de pacientes. 
 "La Plataforma SinDOLOR ha conseguido hablar del dolor fuera de los círculos científicos del mismo, trasladando el problema al sistema sanitario y a la sociedad", concluyó Herrreros.

Cabe recordar finalmente, que una de las principales conclusiones de la segunda edición del SIP celebrada en Bruselas en mayo de 2011, fue el "Mapa de Ruta para la Acción", el cual describe 7 dimensiones políticas para mejorar el dolor crónico en Europa. 
Durante este IIIº Simposium SIP, quedó puesto de relieve, que estos objetivos estratégicos serán en el futuro una prioridad para la European Federation of Chapters of the International Association for the Study of Pain, EFIC, y se utilizará el Road Map Monitor para supervisar los progresos.