sábado, 12 de diciembre de 2015

Déficit de la hormona de crecimiento en niños

La deficiencia de hormona de crecimiento (GH) se debe a que la glándula que la fabrica, la hipófisis, localizada en el cerebro, no la produce en cantidad suficiente.
Por Equipo médico| 9.12.2015
Causas
La deficiencia de GH (hormona de crecimiento) puede ser congénita (presente al nacer) o bien el resultado de una enfermedad secundaria, como una lesión o tumor cerebral. En muchos casos se desconoce la causa del déficit.
Síntomas
La 1ª señal de que la GH (hormona de crecimiento) está en deficiencia es que el bebé presenta una velocidad de crecimiento más lenta que el resto de niños de su misma edad. En muchos casos, no se sospecha este problema hasta los 2 ó 3 años de edad, al valorar la curva de crecimiento del niño.
Como consecuencia, el niño será más bajito que la mayoría de los niños de su misma edad y sexo. En este caso, las proporciones corporales se mantienen normales ya que el crecimiento es armónico.
El déficit de GH no altera la capacidad intelectual del niño aunque parecerá más joven. La pubertad puede llegar más tarde o bien no llegar, dependiendo de la causa.
La deficiencia de hormona de crecimiento  se debe a que la hipófisis no la produce en cantidad suficiente.
Pruebas diagnósticas
Lo 1º que realiza el pediatra son medidas de la talla y el peso que evidenciarán el crecimiento lento. Una vez que se sospecha el déficit de GH se realiza una radiografía de la mano para determinar la edad ósea que, en este caso, estará retrasada o poco madura para la edad cronológica.
Además, se realizan analíticas de sangre para determinar los niveles hormonales o bien una prueba de estimulación de la glándula hipófisis para evidenciar qué nivel de funcionamiento presenta.
Como la deficiencia de GH puede cursar con la deficiencia de otras hormonas (tiroideas, sexuales o suprarrenales) es habitual realizar un estudio completo hormonal.
Para finalizar la batería de pruebas, una resonancia magnética de la cabeza es indispensable para determinar con mayor precisión la causa del déficit de GH.
Tratamiento de la hormona de crecimiento
El tratamiento es puramente sustitutivo, es decir, el endocrino receta inyecciones de la hormona de crecimiento que se deben inyectar en el domicilio una vez al día. Los padres son instruidos para ello y, cuando los niños son mayores, lo pueden hacer solos.
El tratamiento es de larga duración, varios años, en los que el niño debe continuar con un estrecho control por parte del endocrinólogo infantil.
Algunos efectos secundarios del tratamiento pueden ser: cefaleas, retención de líquidos o dolores articulares.
Pronóstico
Lo ideal es realizar el diagnóstico lo antes posible para que el niño pueda alcanzar una talla lo  más cercana a la normalidad en la edad adulta.
Nota: Consulta a tu especialista en casos de OMC