viernes, 14 de junio de 2013

La manipulación genética permite "limpiar" las proteínas defectuosas de las células

La investigadora Ana Mª Cuervo, del Instituto de Estudios en Envejecimiento del Albert Einstein de Nueva York, expone en el Congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología su estudio en ratones por el cual, mediante manipulación genética, ha conseguido activar el sistema de "limpieza celular" en el hígado, logrando rejuvenecer el órgano de estos ratones.

acta sanitaria.com/Valencia 14/06/2013

La investigadora, que ahora está desarrollando fármacos para intentar lo mismo en el cerebro, ha comprobado que, con la edad, los niveles de esta proteína se reducen en un 50% y desciende la capacidad de limpieza, propiciando que los desechos se acumulen y que finalmente la célula deje de funcionar correctamente. Su grupo ha demostrado que esta disminución de limpieza celular contribuye a acelerar el curso de enfermedades del envejecimiento como la enfermedad de Parkinson o Alzheimer.

Conseguir frenar el envejecimiento e incluso rejuvenecer el organismo es lo que ha conseguido hacer con ratones el grupo de trabajo que dirige la científica española Ana María Cuervo. A través de la manipulación genética y mediante una técnica que limpia las proteínas defectuosas de las células, ha conseguido que ratones ancianos tengan el hígado de la edad de una adolescente. "Si lo comparamos con humanos, es como si un hígado de 80 años funcionara como si tuviese tan sólo 20", explica Cuervo.
Según la investigadora, desde hace tiempo se sabe que con la edad las proteínas dañadas se acumulan en las células. Pero no se sabía si eso era causa o consecuencia del envejecimiento. Ahora, mediante la manipulación genética en ratones se ha conseguido mantener los niveles de una proteína implicada en limpieza celular constantes durante toda la vida del ejemplar.

Continua el artículo aquí