domingo, 9 de mayo de 2010

Osteocondroma solitario peroneal

http://www.eurorad.org/eurorad/case.php?id=1823&lang=en&lang=en&lang=en&lang=es

Caso 1823:Osteocondroma solitario peroneal
Autor(es):N. Ramesh, M.O. Dowd, G.D. Hurley.
Paciente: féminino, 25 año(s)

Resúmen clínico.
Antecedente de caida.Historia clínico y precedura de imagen
La paciente acudió al servicio de urgencias tras una caida.
Se practicaron radiografías de la rodilla derecha, proyecciones AP y lateral.
No se evidenciaron líneas de fractura.
Sin embargo se observó una exóstosis bien definida que surgía del extremo proximal del peroné que se alejaba de la articulación y tenia unas escasas estructuras densas en su extremo distal. Estos hallazgos eran diagnósticos de osteocondroma peroneal.

Discusión
El osteocondroma (exóstosis osteocartilaginosa)es la neoplasia más frecuente.
La proyección ósea subperióstica con capuchón cartilaginoso supone entre un 20-50%de los tumores benignos óseos.
Aparecen más frecuentemente en las primeras 2 décadas de la vida con un ratio hombre: mujer de 1,5:1.
Se observan con más frecuencia en huesos largos, especialmente en femur distal y tibia proximal, surgiendo un 40% de los tumores alrededor de la rodilla.

Los osteocondromas están probablemente causados o por un defecto congénito o por un traumatismo sobre el pericondrio por el que se produce una herniación de un fragmento de la placa de crecimiento epifisaria a traves del hueso periostal.
Pueden ser sesiles o pedunculados, con un tallo fino que se aleja de la articulación.
Aparecen sólo en huesos que se desarrollan a partir de un molde cartilaginoso (osificación encondral).

Se han descrito tras radioterapia en niños.
Normalmente la exóstosis no crece tras la fusión epifisaria.
Clínicamentese pueden presentar como una masa indolora o con dolor debido a irritación mecánica.
Puede darse una fractura a traves del tallo de la exóstosis.
También pueden ser un hallazgo accidental.

La osteocondromatosis múltiple hereditaria (acalasia diafisaria) es una enfermedad autosómica dominante con lesiones (sesiles o pedunculadas) que aparecen en uno o varios huesos.
Las radiografías simples bastan para diagnosticar esta enfermedad.
Las lesiones sesiles pueden abarcar un área grande y causar ensanchamiento metafisario.
El capuchón cartilaginosomuestra áreas irregulares de calcificación.
El grosor de este capuchón se evalúa mejor mediante RM. Su grosor oscila entre 1 y 6 milímetros; más de 2 centímetros de capuchón o su crecimiento tras la maduración ósea indican posible transformación maligna.

La RM dinámica tras la administración de contraste ayuda en la diferenciación de tumores benignos y malignos cartilaginosos.
Sólo cuando se sospecha osteocondrosarcoma secundario se plantea la RM dinámica, ya que visualiza la perfusión y por lo tanto la angiogénesis, que es un parámetro más sensible que el signo secundario del grosor del cartílago.
El diagnóstico diferencial incluye la osteocondromatosis múltiple hereditaria (acalasia diafisaria).

Los condrosarcomas en otras áreas distintas de la rodilla sufren degeneración maligna con más frecuencia.
El condrosarcoma secundario aparece en un 0,5-1% de los pacientes con osteocondromas solitarios.
La transformación condrosarcomatosa es más frecuente en la forma hereditaria.
En la anatomía patológica macroscópica el osteocondroma es una masa ósea irregular con un capuchón cartilaginoso azul grisáceo.

El cartílago amarillo opaco muestra calcificaciones en su matriz.
La base de la lesión tiene un borde de hueso cortical y un centro de hueso medular. Microscópicamente la lesión muestra osificación encondral en la superficie basal de lcartílago hialino. El cartilago está más desorganizado de lo normal.
El grosor del capuchón oscila entre 1-3 mm; un grosor mayor puede implicar transformación maligna.
No es necesario tratamiento en los osteocondromas asintomáticos.
Si la lesión causa dolor o clínica neurológica por compresión debe ser extirpada por su base.
El pronóstico de la exóstosis solitaria es excelente

Diagnosis final
Osteocondroma peroneal

Referencias
Karasick D, Schweitzer ME, Eschelman DJ. Symptomatic Osteochondromas: Imaging Features. AJR 1997 June;168(6):507-12..
Resnick D. Diagnostic of bone and joint diseases. WB Saunders, Philadelphia, pp 3725-46 (1995).
Geirnaerdt MJ,Hogendoorn PC,Bloem JL et al. Cartilaginous tumours:fast enhanced MR imaging. Radiology 2000 Feb;214{2}:539-46.

Citas
N. Ramesh, M.O. Dowd, G.D. Hurley. (2003, Jan 13).
Solitary osteochondroma of the fibula, {Online}.
URL: http://www.eurorad.org/case.php?id=1823
DOI: 10.1594/EURORAD/CASE.1823