sábado, 5 de octubre de 2013

La Clínica CEMTRO realiza el primer implante de condrocitos de cadera en España

La Clínica CEMTRO ha realizado el primer implante de condrocitos de cadera en España, una técnica indicada para pacientes jóvenes que permite retrasar varios años la necesidad de prótesis.
 
 
acta sanitaria.com/Madrid 01/10/2013
La Clínica CEMTRO realiza el primer implante de condrocitos de cadera en EspañaLa intervención tuvo lugar el pasado jueves y el paciente ya se recupera con normalidad. La intervención fue posible gracias a un equipo formado por el doctor Raúl Torres, jefe de la Unidad de Cadera de la Clínica CEMTRO; el profesor Pedro Guillén, jefe del Servicio de Traumatología de la misma; y doctor Luis Betancourt, de la Unidad de Cadera.

El paciente intervenido es un varón de 34 años que sufría dos lesiones en el cartílago de la cadera, "una en la cabeza femoral y otra en el techo del cótilo o acetábulo, la cavidad articular que une la pelvis con el fémur", explica el doctor Guillén. A su juicio "es una cirugía difícil ya que primero hay que luxar la articulación para abordar la lesión". 
La operación duró 2 horas y media y se realizó mediante técnica combinada, con cirugía convencional y artroscopia, después de haber realizado hace unas semanas la extracción de una muestra de cartílago para su cultivo. Éste se realizó en la propia sala blanca de cultivo celular de la Clínica CEMTRO, la única en España.

El implante de condrocitos autólogos ICC es una técnica desarrollada en la clínica CEMTRO que asegura la máxima cantidad de condrocitos por milímetro cuadrado de lesión, lo que mejora los resultados. Hasta el momento solo se había aplicado en el tratamiento de lesiones de rodilla y tobillo, pero nunca en cadera. "En el caso del paciente del pasado jueves se implantaron membranas con condrocitos en las 2 lesiones de cartílago (la de la cabeza femoral y la del acetábulo)", indica el doctor Torres. 
El hecho de haber realizado la operación en parte por artroscopia es beneficioso también para el enfermo "ya que al tratarse de una cirugía mínimamente invasiva el postoperatorio es menos doloroso", añade. 
En cualquier caso, el resultado de ambas técnicas está relacionado con la experiencia del cirujano, ya que "son muy complicadas y requieren de un aprendizaje profundo".

Los estudios realizados hasta el momento alojan resultados esperanzadores de esta técnica aplicada a la articulación de la cadera, sobre todo para pacientes jóvenes con el resto del cartílago sano.