martes, 29 de julio de 2008

La Investigacion medica en España

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/gestion/es/desarrollo/1149933.html

La investigación pública debe centrarse en nichos que sean poco rentables.
La colaboración entre la investigación biomédica pública y la privada ha de ser muy grande porque existen nichos de investigación que no son rentables, pero que no por ello dejan de ser necesarios para la sociedad.

Esta es una de la reflexiones aportadas por Michel Dalrymple, director de la Propiedad Intelectual y Desarrollo del Negocio del Consejo de Investigación Médica del Reino Unido, y Galo Peralta, director del Instituto de Formación e Investigación Marqués de Valdecilla (Ifimav), que han participado en el seminario Transferencia y gestión del conocimiento en Ciencias de la Salud, celebrado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, de Santander, que ha dirigido Luzma García Piqueres, coordinadora de la Oficina de Transferencia de Resultados del Ifimav.

Santiago Rego. Santander 24/07/2008

Aunque García Piqueres ha resaltado que la Ley de Investigación Biomédica deja clara la necesidad de colaboración, ha afirmado rotunda que la investigación pública funciona igual de bien que la de la empresa privada.
"El mayor porcentaje de I+D que se gasta en España desde el ámbito de la biomedicina es público y, con todo el respeto a la industria privada, hay grupos de investigación en hospitales públicos muy potentes".

Otro tema debatido ha sido la obligada transparencia que tiene que haber en los institutos y organismos públicos en general dedicados a la investigación cuando reciben fondos económicos provenientes de la empresa privada para proyectos de I+D.
"Cuando la industria cree que en un hospital público hay un grupo fuerte al que quiere apoyar no hay ningún obstáculo en recibir esa donación", según García Piqueres.

Financiación
Con todo, los tres especialistas han puesto de relieve una fuente de ingresos, además de las becas y otras ayudas: los contratos de investigación para determinadas moléculas.
"Se trata de una importante fuente de ingresos en laque la empresa farmacéutica contrata los servicios del hospital para investigar sobre los beneficios de sus fármacos en los pacientes".

Dalrymple ha indicado que el camino que deben seguir los países pasa porque el beneficio económico obtenido de la investigación biomédica revierta de nuevo en la ella, y que los grupos volcados en la ciencia sean capaces de trasladar a la sociedad el trabajo que realizan, extremo en el que reconoció que hay muchas dificultades.

"Los hospitales tienen en este proceso, como generadores de resultados y como receptores finales, un papel de gran relieve al trasladar a la sociedad los resultados científicos, pese a que no siempre acaben en grandes patentes".